martes, 16 de febrero de 2010

Andrea me inspira

"Basta con que una sola pata de la silla en la que estás sentado en estos momentos, se rompa, para que te caigas estrepitosamente al suelo. Basta con que un solo naipe de la base del castillo se caiga para que todo se venga abajo.
Y es que los pilares es lo más importante. Siempre.
Pero a veces se nos olvida. Y no los cuidamos ni los colocamos adecuadamente en el lugar, en el punto exacto, y entonces todo se desmorona."
(Andrea.Q)

Colocas y descolocas tus pilares, esos que tu mismo te has ganado, que tu mismo has cuidado por que estén ahí, esos que a veces no tienes muy claro si deberían sujetar una torre entera, o están bien en un lateral, decorando. Los pilares vienen y van, cambian de forma, de función. Son imprescindibles. Se suele notar su falta, pero pocas veces su presencia. Y a veces, aunque cueste, lo mejor es aprender a sujetar la torre con pilares de menos, para conseguir una estabilidad preventiva a un desmoronamiento inoportuno.

1 comentario:

The girl with the dirty shirt dijo...

Si una mesa llevase cientos de patas, seguiría siendo una mesa. Igual de estable que si tuvise 4. De hecho, quizá el resto de apoyos fuesen inútiles y molestos
Algunos, solo están para incordiar.






Esto es un asco.